El PSOE reclama más personal y medidas que favorezcan la integración para el Centro de MENAS de Casa de Campo

El Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, encabezado por la portavoz de Políticas Sociales, Purificación Causapie y la responsable de Menores, Carla Antonelli y el Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid, representado por el concejal, Pedro Barrero, se han reunido con el Consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero, con el objeto de mostrarle nuestra preocupación con respecto a la gestión del Centro de Primera Acogida para personas Menores de edad Extranjeros No Acompañados (MENAS) situado en la Casa de Campo.

La gestión de estos centros debe atender a criterios de bienestar y de integración, más aun tratándose de menores extranjeros y no acompañados, garantizando una tutela efectiva con ratios adecuados que protejan a los menores y les integre en la zona y los barrios donde se ubican estos centros, como es el barrio de Batán.

Durante la reunión, los portavoces socialistas se han interesado por el futuro de la instalación que acoge a los MENAS en Batán, preguntando al consejero si tendrá un carácter permanente o volverá a su uso original como Albergue Juvenil Richard Schirrmann, indicando a Reyero que la ubicación elegida para este centro no es la más adecuada por no garantizar la integración de los menores en su zona.

Proponemos diversas medidas para favorecer la integración social de los MENAS mientras esa sea la función del centro, como el aumento de personal, ya que según exponen desde su Consejería, en la actualidad hay entorno a 66 menores en este centro y se supera la ratio recomendada de educador por menores, provocando que no se pueda garantizar una adecuada atención, supervisión y cuidado de los mismo y por ende, se dificulte su integración social.

El tratamiento efectivo para menores que sufren algún tipo de adicción debiera ser tratado de forma adecuada, de acuerdo a un correcto tutelaje y trasladando a los menores que sufran este trastorno a centros adecuados que garanticen su recuperación, algo que la Comunidad de Madrid no está haciendo, poniendo en riesgo a los menores con estos trastornos y también a aquellos con los que conviven y que no sufren problemas de adicción.

Los vecinos de los barrios limítrofes a los centros se quejan por las deficiencias en la seguridad, pidiendo al consejero que la Comunidad de Madrid no se inhiba y aporte medidas de seguridad adecuadas, en correcta coordinación con la Delegación del Gobierno.

Otra de las medidas sugeridas al consejero, ha sido la creación de un Observatorio junto con las entidades o asociaciones de la zona, poniendo en marcha programas con aquellas que trabajan en pro de la infancia y los jóvenes.

Es fundamental que se mantenga una comunicación constante con las organizaciones vecinales y sociales del entorno sobre cualquier aspecto que tenga que ver con el Centro de Primera Acogida para Menores de edad Extranjeros No Acompañados (MENAS), de forma que los posibles problemas puedan ser solventados rápidamente y sin perjuicio para nadie.

Es necesario promover actividades y comunicación que ayuden a la desaparición de estigmas y prejuicios hacia estos menores, actividades de conocimiento sobre su situación que ayuden a la integración en su entorno.

2020-07-30T15:28:08+00:0030 julio 2020|