El portavoz municipal del PSOE, Jaime Lissavetzky, ha defendido este lunes el nuevo modelo para Madrid que está elaborando su partido para ganar las próximas elecciones municipales y generar un «cambio» en el Ayuntamiento que deje atrás las políticas de «alergia a lo público y la pasión por la privatización» que, a su juicio, defiende el PP.

Como ejemplo de esa nueva visión de la ciudad, Lissavetzky ha defendido políticas como la creación de ‘alojamientos temporales’ para los colectivos más vulnerables, complementarios a la red de centros sociales durante un periodo necesario y que, a su juicio, se podría ensayar en lugares como Usera o San Fermín, o potenciar, por otra parte, un programa de alquiler de gestión pública que podría iniciarse en Villa de Vallecas. Además, ha abogado por «peatonalizar los fines de semana» el Eje Prado-Recoletos y la «reutilización» de edificios para fomentar la industria cultural mediante clúster.

Así lo ha manifestado durante la presentación del estudio elaborado por la Fundación Alternativas titulado ‘Madrid tiene alternativa’, un proyecto que data desde 2011 para elaborar un manual de buenas prácticas con las experiencias de políticas desplegadas en otras ciudades europeas de carácter progresistas y recopila una serie de datos estadísticos sobre el «retroceso» de la ciudad. En el acto han intervenido junto a Lissavetzky el presidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius, y el subdirector del laboratorio de dicha entidad, Julio Embid.

«Podemos cambiar Madrid (…) Estoy seguro de que Madrid se puede transformar y el PSOE tiene su alternativa» ha apuntado Lissavetzky para remarcar que su partido afronta los próximos comicios municipales «para ganar» y resaltar a su vez su predisposición, si así se decide desde la formación, a encabezar la candidatura a la ciudad para mayo de 2015.

Según el portavoz municipal del PSOE, las propuestas esbozadas este lunes tratan de «reutilizar lo existente» con iniciativas de escaso coste generando multitud de proyectos con escaso coste, a la par que se refuerza el «Estado del Bienestar», la «igualdad» y la «justicia» (principios básicos del PSOE), que combata la máxima de «sálvese quien pueda» del PP y que se traduce en un «incremento de la desigualdad» y una «gestión inoperante».